Tierras del Burgo de Osma en lo turístico

Entrada al Cañón del Río Lobos, visto desde el mirador de la Galiana

Si te adentras en esta comarca por “Pinares” te toparás con el alto de la cuesta de “La Galiana”, desde donde podrás tener una panorámica inigualable del “Cañón del Río Lobos” a tu derecha y de la rica “Vega del Ucero” en frente, con el castillo templario dominando los farallones de esta localidad truchera, pues has de saber que el río Ucero es uno de los mejores ríos trucheros del mundo y que los templarios, esos misteriosos monjes-guerreros medievales cuyos conocimientos ocultistas siguen siendo un enigma, estuvieron por estos pagos y además construyeron en el corazón del Cañón un convento, del que sólo resta una fascinante ermita románica, la de “San Bartolomé”.

El Parque Natural te subyugará y el buitre leonado te observará constantemente. Para poder conocer las posibilidades que él te ofrece has de reservar casi una hora de tu valioso tiempo al “Centro de Interpretación de la Naturaleza”, en Ucero, junto a la piscifactoría. No tiene pérdida. Así que como allí te contarán todo que el Parque te ofrece, yo no te diré nada más, sólo que su fauna, gea y flora vale la pena conocer.

El siguiente punto de parada es El Burgo de Osma-Ciudad de Osma, dos núcleos unificados en este siglo y que durante siglos fueron por caminos separados al ser el primero señorío episcopal y el otro realengo.

Osma y El Burgo desde el mirador de la atalaya islámica de Uxama

El Burgo está dotado de un rico patrimonio histórico-artístico y de soportales de hace 500 años. La catedral burgense, sede en 1997 de la VI Exposición de “Las Edades del Hombre”, es impresionante: su románico, gótico, barroco y neoclásico te enajenarán. Lo mismo cabe decir respecto a lo que resta de la muralla, la arquitectura barroca del antiguo “Hospital de San Agustín” y la renacentista de la antigua “Universidad de Santa Catalina” en la que se imparten cursos de verano. Igualmente te recomiendo que pasees por las “Hoces del Abión y Peñalavara” que tienen entre ellas el risco sobre el que se alza el semiderruido castillo, de origen árabe. Y al otro lado se yerguen las ruinas celtíbero-romanas de Uxama.

Fuentona, nacedero del río Abión que desagua en el Ucero entre El Burgo y Osma

Desde El Burgo puedes, por ejemplo, dirigir tu vehículo hacia la “Ribera del Duero” o hacia Soria deteniéndote en tal caso en Calatañazor, donde Almanzor perdió el tambor en 1002, pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico, con lo cual está dicho todo. Y si así lo has hecho, desde Calatañazor encamínate hacia el nacedero de “La Fuentona”, cerca de Muriel de la Fuente. Los sabinares de Calatañazor también te llamarán la atención.

Igualmente puedes acercarte desde El Burgo -pasando por la cidiana Navapalos con su contemporánea recuperación del adobe y tapial- a Caracena donde te espera un castillo alucinante, dos iglesias románicas de interés, la primera con elementos mudéjares y la segunda con galería portica y canecillos alucinantes en su ábside; otro puente medieval como el de Osma, la “Hoz del río Adanta”, ideal para el caminar sereno.

Consejo de Soriaturismoymas: Complementarlo viendo el portal soriaymas, el blog del Burgo de Osma y entorno, y libros como Entre Tiermes y río Lobos.

………

Anuncios

La Fuentona -1-

LA FUENTONA (1)

 

El Monumento Natural de La Fuentona ocupa una superficie de 275 Has. del término municipal de Cabrejas del Pinar, aunque se accede por Calatañazor y Muriel de la Fuente.

Texto CARLOS HITA – Soriamas.com.:06/05/2003

Vegetación

La vegetación en el Espacio Natural está caracterizada por dos formaciones bien diferentes.

La primera, corresponde a los bosques de sabina albar (Juniperus thurifera) en estado puro o mezclado con pino negral (P. pinaster), pudio (P. nigra) e incluso albar (P. sylvestris).

La segunda formación está relacionada con la presencia del agua, en el “Ojo” de La Fuentona nace el río Abioncillo que en su discurrir por el Espacio desarrolla una característica vegetación ripícola, pudiéndose distinguir varias comunidades: en las márgenes encharcadas aparecen comunidades de espadañal, acompañadas en ocasiones por sauces; en las hondonadas o vaguadas con suficiente humedad edáfica se desarrollan comunidades de juncos y cárices, en 105 tramos de las márgenes del río donde no se produce un encharcamiento permanente se localizan las choperas, en gran parte de repoblación.

Los suelos profundos aluviales están cubiertos por pastizales, fundamentalmente constituidos por gramíneas del género Poa y Agrostis; y por último, cuando las aguas se remansan aparecen comunidades fluviales caracterizadas entre otras especies por nenúfares, botones de oro, estrellas de agua, ete.

Fauna

Debido a la pequeña extensión de este Espacio Natural, no se puede hablar en sentido estricto de la fauna del mismo, sino más bien de la fauna del entorno, que es abundante, destacando por su valor la fauna
piscícola. En sus limpias aguas es aún abundante la trucha común, en peor situación se encuentra el cangrejo de río que hasta hace pocos años era abundante, actualmente su población está en regresión.

Entre la fauna dependiente del medio fluvial hay que destacar la presencia de la nutria, sin olvidar la rata de agua y un gran número de especies ornitológicas como el martín pescador, lavandera blanca, garceta común, ete. Entre las rapaces se pueden observar sobrevolando esta zona al buitre leonado, águila real, ratonero común, milano real, cernícalo vulgar, ete. Dentro de los mamíferos las especies más frecuentes son el corzo, el jabalí, el zorro, la garduña, el tejón, la comadreja…, y mencionar el lobo que no habita en estos parajes pero que en invierno baja atraído por el ganado ovino.

Geomorfología

Se encuentra “La Fuentona” ubicada en el sector más occidental de la “Sierra de Cabrejas”, en una zona de transición entre la llanura del Duero al Sur y las Sierras de “Urbión” y “Neila” al Norte. Enclavada en la orla mesozoica meridional de la Sierra de Cameros, sus materiales carbonatados son cretácicos y neocretácicos.

Hidrogeológicamente, pertenece “La Fuentona” de Muriel al Acuifero “Sierra de Cabrejas”, unidad basculada hacia el Sur, de modo que el drenaje natural se realiza en esta dirección, por medio de manantiales que regulan el caudal de los ríos que alimen­tan como en este caso, el río Abioncillo.

La surgencia está labrada en las calizas del Coniaciense que conforman elsinclinorio entre Cabrejas, Muriel Viejo y Muriel de la Fuente, produciéndose su recarga por percolación del agua en los derrubios. La forma que toma esta surgencia es ovalada en planta y forma cónica en sección, midiéndose un caudal en el mes de junio de 0,5 m3/seg.

Paisaje

A los valores naturales anteriormente citados hay que unir el paisaje de este Espacio Natural, donde se pueden distinguir dos unidades, la hoz que forma el río Abioncillo y su nacimiento en el “Ojo” de la Fuentona, donde se integran armoniosamente la lámina de agua, una vegetación abundante y un relieve llano, frente a la cumbre de las lomas que dominan la hoz, donde el agua está ausente, la vegetación es escasa, el relieve abrupto, pero desde donde se observan amplias panorámicas.

Valores que justifican su declaración: Como valores más importantes a preservar se encuentran el acuífero de Cabrejas, del cual surge el nacimiento del río Abioncillo, en el “Ojo” de “La Fuentona”, valor central de este Espacio Natural; el sabinar que cubre las laderas de los contornos de la surgencia y la fauna, en trance de degradación con las virtuales desapariciones del cangrejo de río y del águila real.

Medidas de protección existentes

– Orden de 27 de abril de 1992 de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, de iniciación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Espacio Natural de La Fuentona (B.O.e. y L. n° 84, Martes, 5 de mayo 1992)

– El Decreto 142/1998, de 16 de julio, aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de “La Fuentona”.

– Y mediante el Decreto 238/1998, de 12 de noviembre, se declara el Monumento Natural de “La Fuentona”.

Texto tomado del libro “Espacio para imaginar. Espacios naturales de Castilla y León”, de Carlos Hita, editado por la Junta de Castilla y León, 2002, a la que pertenecen los derechos correspondientes.

Más datos: Soriaymas.com