Alcubilla del Marqués tiene sus efigies de hierro y latón en el Camino del Cid

Tan cerquita de El Burgo de Osma pero Alcubilla del Marqués pasa desapercibida para muchos viajeros, sobre todo tras la variante-tramo de autovía de la N-122. Sigue sorprendiendo a los viajeros en coche la figura de la mota coronada con su mole pétrea y horadada por bodegas, pero la mayoría pasan de largo y no entran a recorrer sus calles, ver su iglesia, maravillarse del espectáculo que ofrecen tales bodegas y algunos antiguos lagares…

Al no entrar al pueblo ni pasear por sus calles van a dejar de ver también el museo etnográfico y , junto al reciente parque infantil, las esculturas de hierro y latón realizadas por un vecino de la localidad, Angel Alberto Romero Peña, que muestro en estas fotografías, entre las que quiero destacar la del Cid Campeador.

   
 

No podía faltar en este artista rural, que es Alberto Romero, una referencia a las bodegas y el vino… tan arraigados en la vida laboral y vivencial de sus habitantes.

Y es que, el Cantar de Mío Cid, deja bien claro que Alcubilla era el límite de Castilla en aquellos momentos del Destierro… ¡Qué gran privilegio ser citada en tal forma en Mío Cid!

Pasó por Alcubilla, que de Castilla el fin es ya;
la calzada de Quinea la fue a atravesar…