La Soria Verde

Laguna Negra

En el noroeste soriano encontrarás un bosque inmenso de pinos albares que yerguen sus troncos rectos hasta más de veinticinco metros de altura. El roble y el hayedo también lo irás encontrando en diversos parajes.

Te encuentras en la “Soria Verde”, la comarca de “Pinares”, la más exuberante que la naturaleza ha otorgado a esta provincia, con multitud de riachuelos, pequeñas cascadas, inmensos roquedales, prados en los que pastan vacas y caballos…, y todo ello vigilado por esa gran atalaya que son los “Picos de Urbión” en los que nace el río Duero, y donde se recogen las aguas en la machadiana “Laguna Negra” de la leyenda de “Alvargonzález”. Mil senderos verás a lo largo de este macizo y en los pueblos de su entorno para que pasees con tranquilidad. Además, en invierno, hasta podrás esquiar por todas estas sierras.

No dejes de subir a estos enclaves, así como a Castroviejo, en Duruelo de la Sierra, donde tienes que ver igualmente la necrópolis medieval de su iglesia, o lanzar tu grito al viento en el “Paseo de los Monolitos”, esos particulares menhires modernos del “Raso de la Nava”, en la cercana Covaleda, donde también tienes el Refugio de los Pescadores desde donde arranca alguna ruta de senderismo, o recorrer lentamente las calles de Salduero, Molinos de Duero y Vinuesa.

En esta localidad última que festeja a mediados de agosto a su patrona con un ritual etnográfico muy vistoso llamado “La Pinochada” con rituales tan peculiares como la pingada de un pino pelado, el revoloteo de banderas, la ofrenda de las velas, el baile del hombre solo y, sobre todo, la escenificación de un combate entre las dos cofradías del lugar y la persecución de todo varón por parte de niñas, mozas y casadas para pincharles con unas ramas de pino o pinochos. Y prueba la caldereta de sus pueblos en fiesta.

El embalse de “La Cuerda del Pozo” te atraerá irremediablemente en cualquier época del año, especialmente durante el estío, época en la que cientos de veraneantes se bañan en sus playas “Pita” (Abejar) y de “Peña Gameya” (Herreros). También es propicio para la pesca y diversos deportes náuticos.

Quizás te animes también a subir hasta el “Puerto de Santa Inés” y caminar o esquiar luego por sus crestas para bajar luego hasta ese pueblo tan serrano que es Montenegro de Cameros, o quizás emprendas tu marcha hacia Navaleno y San Leonardo, con sus piscinas, sus merenderos y su folklore (“mayo” primaveral y danzas), camino luego del “Parque Natural del Cañón del Río Lobos”.

Cuida el monte. No lo ensucies ni hagas fuego en él, y recuerda que la acampada libre está prohibida puesto que por eso se han habilitado diversos campings. Y lee a Antonio Machado y Gerardo Diego que tantos versos escribieron sobre estos lugares. Seguro que si todo ello haces, los gnomos del bosque te lo agradecerán y recompensarán.

Más datos en Soriaymas.com…

Y los libros de Ángel Almazán:

Al norte del río Lobos

Por los Pinares de Urbión y Neila con sus Lagunas Negras

Anuncios

Acerca de Ángel Almazán
Periodista y escritor. Webmaster de varios blogs y de Soriaymas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: