La Fuentona -2-

ALBERTO DÍEZ Y CARLOS MOLINA – Soriaymas.: 14/05/2003

El manantial de la Fuentona es el epicentro de un conjunto medioambiental protegido como “Monumento Natural”. Aquí recogemos más datos de este paraje soriano de singular belleza.

El Monumento Natural de “La Fuentona”

El paraje de “La Fuentona”, con una superficie de 232 has., se encuentra dentro delos términos municipales de Muriel de la Fuente y Cabrejas del Pinar, y está declarado como Monumento Natural por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Los Monumentos Naturales son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza que merecen una protección especial. En este caso, como formación más importante a preservar, destaca el acuífero de Cabrejas, del cual surge “La Fuentona” u “Ojo de Mar” (nacimiento del río Abión) valor central del monumento.

El Monumento Natural de “La Fuentona” y su entorno se encuentran inmersos en una extensa masa de sabinas (“Juniperus thurifera”), la mayor en continuidad y pureza de la Península Ibérica y del mundo, la cual ha sido recogida territorialmente en el L.I.C. de la Sierra de Cabrejas.


Paisaje kárstico

El páramo se encuentra estructurado en una gruesa meseta caliza de 150-200 metros de espesor con características kársticas, basculada ligeramente hacia el sur, donde no existe una red de drenaje marcada en el exterior que pueda evacuar el agua de las precipitaciones. Su interior se halla recorrido por una compleja red de drenaje, a modo de “queso gruyere”, estructurado por grietas y fisuras que recogen el agua de lluvia hasta el acuífero subterráneo. El agua del acuífero aflora en “La Fuentona” y se abre paso dando lugar a un bonito cañón en forma de U.

El manantial de “La Fuentona”

Al pie de la pedrera, que cubre una gran masa de calizas estratificadas, se abre el manantial de “La Fuentona” que da origen a una pequeña laguna con forma de embudo de aproximadamente 30 metros de diámetro. A los 9 metros de profundidad empieza el sifón propiamente dicho, en una abertura de la pared parcialmente taponada por un enorme bloque.

El trazado de toda la cavidad se encuentra condicionado a la estratificación del macizo kárstico. Está formada por un primer sifón cuya longitud es de 203 metros y su profundidad de -54 metros.

Por encima del nivel freático del primer sifón se encuentra una cavidad emergida de grandes dimensiones, cuyo único paso practicable es a través del conducto inundado del primer sifón.

Esta cavidad se halla cortada por numerosos pozos verticales y fuertes torrentes de agua que dificultan el paso hacia la segunda galería sumergida la cual ha sido explorada hasta los -100 metros.

ECOSISTEMAS

Dada la variedad de condiciones de suelo, pendiente, sombreamiento y disponibilidad de agua, quedan muy bien estratificados los diferentes ambientes (ecosistemas) sobre el perfil transversal del cañón.

1) El roquedo

La parte superior constituye el ecosistema o ambiente del roquedo integrado por taxones especializados fijados a las grietas de las rocas. Aparte de diferentes arbustos se dan con frecuencia varias especies de pequeños helechos que aprovechan la sombra de los recovecos y el agua que rezuma por las grietas. Las repisas y nichos que forman los roquedos son un medio excelente para la nidificación de aves rapaces como el cernícalo, halcón peregrino, buitre leonado, águila real y otros córvidos como la chova piquirroja y el cuervo.

2) Las Pedreras

Al pie de los roquedos se van acumulando las rocas fragmentadas por la sucesión de hielo-deshielo, formando pedreras de canto fino y bordes angulosos, donde las condiciones de inestabilidad y movilidad de éstas, hacen que sólo unas pocas plantas especializadas fieles a estos ambientes puedan prosperar. Podemos ver como las pedreras de canto fino llegan hasta el borde del cauce del río, como es el caso de la misma poza de La Fuentona, tal y como se observa en el dibujo de la página siguiente.


3) El Sabinar

Sobre las pendientes pedregosas estabilizadas se instala el típico sabinar formando un bosque disperso. En los claros del sabinar, aprovechando las buenas condiciones de iluminación, se desarrollan grupos de pequeños arbustos leñosos ricos en especies aromáticas. Destacan el tomillo, salvia, lavanda y ajedrea, entremezclados con densas y dispersas macollas de hierba de finas hojas recurvas, conocida como festuca, además de otras tantas especies que aparecen con menor frecuencia.

Al final de la pendiente, en contacto con la ribera, se da una mayor profundidad y acumulación de suelo. Sobre ella se instala una estrecha franja densa de sabinas a veces mezcladas con pinos laricios. Tal estructura es un tanto atípica para lo que acostumbra esta especie, asemejándose en este aspecto al destacado Sabinar de Calatañazor.

Texto de Alberto Díez y Carlos Molina e imágenes (gráficos y cascada) tomados de la “Guía Red Natura 2000 del Suroeste de Soria” editada por la Asociación Tierras Sorianas del Cid, a quienes corresponde los derechos correspondientes.

Está prohibido bañarse en la Fuentona. Varias personas, incluidos submarinistas, se han ahogado en ella. Ojo, por tanto.

Anuncios

Acerca de Ángel Almazán
Periodista y escritor. Webmaster de varios blogs y de Soriaymas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: